MUNDO

Más de 600 muertos deja devastador sismo en Marruecos

***El terremo tuvo una intensidad de 7 grados tambien se sintio al sur de España***

Al menos 632 personas han muerto y otras 329 han resultado heridas en diferentes localidades marroquíes a causa del terremoto de magnitud 7 ocurrido en la noche del viernes con epicentro a 60 kilómetros al suroeste de la ciudad de Marrakech.

Aunque en un principio se hablaba de alrededor de 300 fallecidos, la cifra ha sido actualizada por el Ministerio del Interior marroquí sobre las 8:30 hora española.

En un comunicado, Interior indica que 290 personas murieron en la provincia de Al Haouz, -al sur de Marrakech y cercana al epicentro-, otros 190 en Taroudant, 89 más en Chichaoua, 30 en Ouarzazate, 13 en Marrakech, 11 en Azilal, 5 en Agadir, 3 en Casablanca y 1 en Al Youssoufia.

Los heridos, de diversa gravedad, fueron trasladados a centros hospitalarios. Interior llama a los ciudadanos a mantener la calma, se han movilizado fuerzas de seguridad y protección civil de todas las prefecturas provincias afectadas, así como los medios necesarios para intervenir y evaluar los daños.

Según los medios de comunicación marroquíes, se trata del seísmo más potente que ha sacudido el reino hasta la fecha.

En redes sociales, los marroquíes han compartido numerosas fotos y vídeos en los que se ven edificios dañados y caídos, algunos con personas heridas o aparentemente muertas entre los escombros.

Varios edificios de la medina (ciudad antigua) de Marrakech resultaron dañados a causa del terremoto.

Según un boletín de alerta sísmica difundido por el Instituto Nacional de Geofísica marroquí, el terremoto, de magnitud 7, sacudió la región septentrional marroquí de Marrakech y se produjo a las 23:11 hora local a ocho kilómetros de profundidad.

Tuvo su epicentro en la localidad de Ighil, situada 63 kilómetros al suroeste de la ciudad de Marrakech.

Khalid, residente en la medina, indicó que el minarete de la mezquita de Bab Ailan cayó al suelo a causa del temblor y también resultó dañada la entrada del templo.

Otra vecina de Marrakech explicó que tras el temblor la mítica plaza de Jma El Fnaa se llenó de gente para ponerse a salvo de posibles réplicas y que las autoridades no dejaban a los ciudadanos caminar por las calles estrechas de la ciudad antigua.

Según testigos contactados por EFE, el temblor se sintió en localidades norteñas como Larache, a 550 kilómetros del epicentro, así como en Casablanca y Rabat, a 300 y 370 kilómetros, respectivamente, donde sus habitantes salieron a las calles en prevención de un posible segundo temblor.

Sofía Catalá, española residente en el centro de Marrakech, explicó a EFE que durante el terremoto «se empezó a mover el suelo como en un bombardeo». «Pensaba que se caía el edificio; está todo el mundo en la calle en pijama», añadió.

Minutos después del seísmo, desde la calle, Catalá indicó que, ante las sacudidas, todos los vecinos de su edificio salieron y que cayeron barandillas y otros objetos de los balcones, pero añadió que ella no vio ningún edificio a su alrededor con daños importantes.

El sistema PAGER del USGS, que ofrece evaluaciones preliminares sobre el impacto de los terremotos, emitió una alerta naranja por pérdidas económicas al estimar que es probable que se produzcan daños significativos, así como una alerta amarilla por posibles víctimas mortales relacionadas con el sismo.

«La población en esta región vive en estructuras que son altamente vulnerables a las sacudidas sísmicas», dijo el USGS.

El Centro Sismológico Euromediterráneo (CSEM), organismo científico especializado en la actividad sísmica de la región mediterránea, cifró por su lado la magnitud del terremoto en 6,9.

Said, un vecino de Casablanca, confirmó a EFE haber sentido el terremoto. «No ha sido muy fuerte, pero duró 15 segundos sin parar. Llamé enseguida mi familia a Marrakech y allí ha sido fuerte, hasta mi cuñada se desmayó por el susto», explicó por teléfono.

Los medios marroquíes aseguran que es el sismo más potente en golpear hasta ahora este reino en el norte de África.

En una localidad de la provincia de Al Hauz, una familia quedó atrapada entre los escombros después del hundimiento de su casa, según los medios.

Citando fuentes médicas, la web informativa Médias24 dijo que se había producido «una afluencia masiva» de heridos en los hospitales de Marrakech.

La sacudida también pudo sentirse en ciudades costeras como la capital Rabat, Casablanca o Esauira.

Vídeos grabados en Marrakech muestran a los habitantes saliendo despavoridos de los edificios en medio de la sacudida, escombros que se desprenden de los inmuebles hacia estrechos callejones y vehículos cubiertos de piedras.

En uno de ellos se ve un minarete derrumbado sobre la célebre plaza Yamaa el Fna, el corazón de Marrakech, provocando dos heridos.

«GRITOS Y LLOROS»

«Sobre las 23h, sentimos una sacudida muy violenta, me di cuenta de que era un terremoto. Veía los edificios que se movían. No tenemos los reflejos de este tipo de situación. Después salí y había mucha gente fuera», explicó Abdelhak el Amrani, un habitante de 33 años de Marrakech, por teléfono a la AFP.

«La gente estaba conmocionada y en pánico. Los niños lloraban, los padres estaban desamparados», dijo Amrani, quien reportó una caída de la electricidad y la conexión telefónica durante 10 minutos.

Fayssal Badour, de 58 años, conducía de regreso a su casa cuando se produjo el terremoto. «Me detuve y me di cuenta de la catástrofe. Era muy grave (…) Los gritos y los lloros eran insoportables», relató.

«No hay mucho daño, más pánico», dijo un residente de Esauira, a 200 km de Marrakech, por teléfono a la AFP. «La gente está en las plazas, en los cafés, prefiere dormir al descubierto», agregó.

El sismo también se notó en varias provincias del oeste de Argelia, el país vecino, pero su departamento de defensa civil descartó daños o víctimas.

ANDALUCÍA, EN ALERTA

Emergencias 112 Andalucía ha registrado una veintena de llamadas desde las provincias de Huelva, Sevilla, Málaga y Jaén por el terremoto de magnitud 7 que sacudió este viernes la región septentrional marroquí de Marrakech.

El 112 ha recibido llamadas que, en todos los casos, alertan de que se han producido movimientos de tierra en las citadas provincias, sin reportar daños por el momento en suelo andaluz aparte del sobresalto de los ciudadanos.

Marruecos experimenta terremotos con frecuencia en su región septentrional debido a su posición entre las placas africana y euroasiática.

En 2004, al menos 628 personas murieron y 926 resultaron heridas cuando un terremoto golpeó Alhucemas, al noreste del país.

En 1980, el terremoto en El Asnam de magnitud 7,3 en la vecina Argelia fue uno de los sismos más destructivos de la historia contemporánea. Dejó un saldo de 2.500 fallecidos y al menos 300.000 personas sin hogar.

(Con información de El Mundo/El Nacional)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *