MUNDO

Guerra en Gaza: Israel asalta el hospital Al Shifa tras días de asedio

*** Israel ordena evacuar zonas del sur de Gaza***

«¿Recordáis cuando nos dijeron que no invadiríamos Gaza? Lo hicimos. Nos dijeron que no llegaríamos a la Ciudad de Gaza. Llegamos. Nos dijeron que no entraríamos en Al Shifa. Entramos«. Tras varios días de asedio al hospital Al shifa, las tropas de Israel ya se encuentran dentro de las instalaciones. Así lo ha confirmado el propio primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que ha querido recordar desde una base de entrenamiento en Zikim, cerca de la frontera gazatí, que su Ejército está cumpliendo las promesas. El cerco sobre Gaza es cada día más estrecho y este miércoles Israel ha pedido evacuar algunas comunidades del sur de la Franja; donde se refugian cientos de miles de personas.

Según Tel Aviv los soldados israelíes habrían llevado a cabo en el interior del hospital una «operación selectiva». Según Daniel Hagari, portavoz del Ejército israelí, las tropas «encontraron artefactos explosivos y células terroristas» y se enfrentaron a miembros de Hamás a los que abrían matado. Durante los días de asedio se habían producido enfrentamientos en las inmediaciones del centro sanitario, ya que, según Israel, el grupo islamista tiene en el hospital un centro de mando. Por el momento solo se ha reconocido haber encontrado armas, aunque aseguran que en las próximas horas sacarán a la luz pruebas que demostrarán el uso de Hamás, incluida una red de túneles en el subsuelo.

Por su parte, Hamás niega haber usado el hospital y afirma que esta narrativa «respaldada por la Casa Blanca» ha propiciado «una nueva masacre contra civiles». La oficina de prensa del Gobierno de Gaza, controlado por el grupo islamista, ha asegurado que las tropas israelíes entraron con tanques, explosivos, drones y soldados fuertemente armados, «disparando en su interior», lo que constituye un «crimen de guerra». El director general de hospitales de Sanidad, Mohamed Zaqout, ha indicado que los soldados han interrogaron «durante horas» en salas laterales a varios médicos del hospital y que abrieron fuego contra quienes abandonaron el complejo.

La información que sale del hospital es escasa y el bloque a la entrada de medios internacionales por parte de Israel complican la verificación desde el terreno. Medios palestinos apuntan a que al menos 200 personas estarían detenidas, entre personal médico y evacuados. Además, el director del complejo médico Al Shifa, Mohamed Abu Salmiya, afirma que el Ejército israelí está desplegado en varios edificios del recinto, incluido el departamento de diálisis; y que el personal médico no puede acceder a la farmacia para suministrar medicamentos a los pacientes, ya que «la ocupación dispara a todo lo que se mueve».

El hospital Al Shifa se quedó sin electricidad, agua potable y comida hace días. Se estima que hay unos 2.000 desplazados y 650 pacientes, entre ellos 22 en cuidados intensivos y 36 bebés prematuros. Precisamente en la mañana de este miércoles el Ejército israelí compartió fotografías y vídeos entregando «incubadoras, alimentos para bebés y suministros médicos». Así mismo, sus canales de difusión han asegurado haber facilitado las evacuaciones del hospital. Algo que Hamás niega.

Piden evacuar zonas del sur de la Franja

Mientras esto ocurre en la capital de Gaza, en el sur cerca de 2 millones de personas se refugian de la ofensiva terrestre. Muchas de ellas se habían trasladado hasta allí a petición de Israel. Esto no ha impedido que se produzcan bombardeos israelíes a diario en esta zona; y este miércoles el Estado hebreo ha pedido por primera vez desde que comenzó la guerra la evacuación de algunas comunidades del sur.

«Por su seguridad deben evacuar inmediatamente su lugar de residencia y acudir a refugios conocidos«, instó el Ejército en unas octavillas lanzadas por aire dirigidas a las comunidades orientales de la gobernación de Jan Younis: Al Qarara, Khuzaa, Bani Suheila y Abasan.

En uno de los lugares con mayor densidad de población del mundo, encontrar refugio se ha convertido en algo casi imposible. Además, los palestinos que viven en Gaza no pueden salir de la Franja, ya que tienen cerradas las fronteras. Los único que han conseguido escapar del enclave han sido extranjeros o personas con doble nacionalidad. De hecho, este miércoles ha salido por el paso de Rafah en dirección a Egipto el tercer grupo de hispano-palestinos, compuesto por 29 personas. Con estos españoles de camino a El Cairo, el Ministerio de Asuntos Exteriores habría dado por completada la operación. En total han sido 143 los evacuados desde Gaza.

Un plan de 10 puntos para frenar el conflicto

La bombardeos de Israel -que comenzaron el pasado 7 de octubre tras un ataque masivo de Hamás que dejó en torno a 1.400 israelíes muertos y 240 secuestrados– han provocado más de 11.300 muertos y 29.200 heridos, según la propia organización islamista. La situación humanitaria se ha vuelto crítica y el jefe de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, Martin Griffiths, ha presentado este miércoles un plan de diez puntos para poner fin a lo que considera una «carnicería».

Algunos de los puntos del documentos son facilitar los esfuerzos de las agencias de ayuda para entregar un flujo continuo de convoyes de ayuda de forma segura; abrir pasos fronterizos adicionales para la entrada de camiones comerciales y con ayuda, incluido el de Kerem Shalom; y permitir a la ONU, otras organizaciones humanitarios y entidades públicas y privadas acceder a combustible en cantidades suficientes para entregar ayuda y dar servicios básicos.

Así mismo, Griffiths ha pedido  «expandir el número de refugios seguros para desplazados en escuelas y otras instalaciones públicas en Gaza, así como garantizar que son zonas seguras durante las hostilidades». Por último, ha pedido «un alto el fuego humanitario para permitir que los servicios básicos y el comercio se reinicien».

En este sentido, el Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado este miércoles por primera vez una resolución para establecer pausas y corredores humanitarios. La resolución ha tenido 12 votos a favor y tres abstenciones (Estados Unidos, Reino Unido y Rusia). La resolución pide que estas pausas duren un «número suficiente de días» para permitir que las organizaciones puedan entrar con «un suministro suficiente y sin obstáculos de bienes y servicios esenciales». El embajador israelí ante Naciones Unidas, Gilad Erdan, ha tildado de «lamentable» la decisión y ha acusado a la ONU de estar «desconectada de la realidad». «Hamás ni siquiera leerá la resolución y mucho menos la acatará», ha dicho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *